Divitia

Un irreductible destacamento romano resiste, ahora y siempre, a las hordas autóctonas.

Enlace | Publicado el por | Deja un comentario

Zeige deine Wunde (Muestra tu herida)

Como apuntaba Maese Lordo en su post sobre la Merkel y Haneke, lo que está pasando con la relación entre Alemania y España en los prolegómenos del rescate es una ceremonia de expiación. Descartada de antemano la lógica económica de una política de recortes que no hace más que agravar la recesión y aumentar la deuda, en puridad esa política de castigo y represión no es otra cosa que un sacrificio ritual y sigue la espiral dramatúrgica humillación-indignación-sacrificio-horror-compasión-rehabilitación más vieja que la orilla del río ese que pasa por detrás de mi casa.
En estos momentos nos encontramos cerca del punto en que el horror por el sacrificio realizado por el colectivo humillado debe llevar a provocar la compasión del público, que en este drama también es juez y ejecutor de sus propias sentencias. El colectivo humillado es evidentemente la población española, culpable, según el relato hegemónico alemán, de haber querido subir a alturas reservadas a pueblos en gracia del Dios agustiniano-protestante y enferma por esa misma culpa. Para curar la enfermedad no basta con hacer un sacrificio, sino que la herida resultante tiene que ser visible. Así lo explicaba Joseph Beuys hablando del sentido de su famosa instalación Zeige deine Wunde (Muestra tu herida) en 1980:

Muestra tu herida, porque hay que revelar la enfermedad que se quiere curar. (…) Una herida que se muestra puede ser curada.

Pues en esas estamos. La reacción absolutamente desproporcionada de la policía ante la manifestación del 25-S, la más que probable provocación de violencia por parte de infiltrados policiales, la intensa cobertura mediática que se está haciendo en Alemania de las protestas y de los efectos que están teniendo los recortes en la población forman parte de esa dramaturgia que tiene como objetivo no sólo conmover a una opinión pública alemana absolutamente refractaria a apoyar a su gobierno en el rescate de la banca española, sino buscar un efecto “curativo” en la opinión pública española a través de la exhibición ante el mundo del propio dolor. Mostrar la herida autoinfligida cierra el ciclo abierto por la culpa y es el principio del proceso de curación.

Hasta ahí el mito. Lo que lo diferencia de la realidad es que por mucho que se empecinen los medios alemanes, esta ceremonia no está siendo una autolesión oficiada por una entidad llamada España sobre sí misma, sino por una clase dirigente que va a salir de esta crisis sin un rasguño sobre una población que ni tiene ninguna culpa de la hybris de sus poderosos ni entiende por qué debe poner ella las heridas en esta ceremonia. Pero la realidad siempre es más difícil de comunicar que el mito, y para cuando consiga imponerse mucho me temo que ya no tendrá remedio.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Germanología, by Lordo

No hace mucho que Schäuble dijo que, ahora, habíamos aprendido la lección. Para la CDU esta recesión es un pecado, una enseñanza de lo que les ocurre a los descarriados morenos frente al rigor de los teutones, es algo que debe purgarse, hace falta una expiación con sufrimiento. La tesis de Merkel no es distinta a lo que narra Haneke en La cinta blanca.

Más en Lordismo. Gracias por la cita, maese.

Cita | Publicado el por | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Obsolescencia planificada

Por hablar, precisamente la víspera de Reyes me di de coronilla contra la punta de la espada de Damocles. Tres semanas de baja, de momento, y ahora a aprender a andar un poco más agachado hasta el siguiente aviso. La vida es como el Limbo, quicir el baile:

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Que un relicario te voy a hacer

Una vez robados a los milaneses los huesos de los Reyes Magos de Oriente, asegurados ya en otra iglesia los de Santa Úrsula y las otras chicas del montón (de huesos) y a falta de saber qué pasó con los despojos de Spiderman y del Pato Donald, había que construir algo a su alrededor para darle un poco de color a la visita a la reliquia, así que durante los seis siglos subsiguientes los de este pueblo se dedicaron a esto de aquí:

Y nada, ahí sigue. Llevo quince años yendo y todavía no la he visto entera.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | 2 comentarios

No se lo digan a Dawkins

…pero aquí en el pueblo tenemos las reliquias de los Reyes Magos

…las de Santa Úrsula y las Once (mil?) Vírgenes

…y las del Preste Juan

 

 

…así que los más sensibles de ustedes vayan pasándome el filtro de magufos porque en este ambiente no hay modo de llegar a estrella de la blogosfera escéptica. Sic transit gloria mundi o algo.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | 7 comentarios

Gente de por aquí (I): Ralf König

De Soest (Westfalia), maestro de los Schwulcomix y ex-habitual de los antros de la ciudad vieja de Colonia, por la zona de la izquierda de la imagen de cabecera.

En realidad andaba buscando alguna excusa para poner este vídeo de El Condón Asesino. En cuanto a mis motivos, no hagan preguntas estúpidas y no tendré que inventarme respuestas absurdas:

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | 10 comentarios

Cruzando el puente (II)

Catedral de Colonia, de Yvan Goll (1924)

Carbón del Rin en lugar de oro

Los peces y las ninfas desnudas

Se extinguen en el agua romántica

Por sobre el puente sólo pasan comitivas fúnebres

En ataúdes se llevan de contrabando el oro que quedaba

El oriente exporta el sol de su madrugada

Aurora ya no es un nombre de mujer

Pero le queda bien a una sociedad anónima

Llegamos de Francia

Nuestro tren pasó de largo por la estación y entró en la catedral de Colonia

La locomotora se detuvo ante el Santísimo

Y se arrodilló con suavidad

Diez muertos fueron directamente al Paraíso

San Pedro, “english spoken” en la manga, recibió una generosa propina

Los ángeles de vidrio pintado hablaban por teléfono

Y cruzaban volando al Cox Bank

Para cobrar cheques rosas en dólares

Hacia el mediodía se formó un nuevo tren para Varsovia.


Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | 6 comentarios

Cruzando el puente

Exposición con retratos de gitanos y judíos deportados en tren a los campos de exterminio a través del puente de los Hohenzollern y la estación de Deutz-Tief, la misma a la que llegaron los trenes de inmigrantes del sur de Europa a partir de 1961.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | 1 Comentario

Renania, tierra de conejos

El puente que se ve en la cabecera del blog lo cruzo a pie casi todos los días desde hace una década. Desde la época de los romanos, la misma distancia que recorro andando en cinco minutos significó a lo largo de los siglos, en este mismo punto o unos cientos de kilómetros más arriba o más abajo, la barrera histórica entre identidades nacionales, culturales, raciales, lingüísticas y otros ectoplasmas, por supuesto siempre altamente simbólicas e irreconciliables entre sí.

Unos cuantos kilómetros más al norte, me cuenta un paisano ya jubilado, los inmigrantes españoles de la década de los sesenta y setenta (romanos visiblemente pobres por entonces) se iban a la orilla del río cuando salían de la mina, de la Thyssen o de la Krupp y se ponían a cazar conejos, para escándalo de los nativos más o menos germánicos (en realidad mayoritariamente de origen polaco) y la estupefacción de la policía alemana, que no sabía muy bien cómo reaccionar ante aquello.

Hoy habría mucho que discutir sobre si finalmente unos y otros se tendieron un puente donde encontrarse (quizá éste, pero ya hablaremos de él en otra ocasión) y quién lo cruzó primero, pero hasta hoy no me consta que nadie se pusiera a cantar Die Wacht am Rhein por el camino y el enésimo choque de civilizaciones romanogermánico quedó aplazado sine die a la espera de las noticias que puedan llegar del conflicto lingüístico belga, más complejo de solucionar ante la ausencia de un río gordo que separe convenientemente a flamencos y valones.

En fin, como si cazar conejos no fuera ya de por sí suficientemente complicado.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | 7 comentarios